Inicio Blog Consejos ¿Cómo podemos reconocer si una propiedad es resistente a un sismo?
¿Cómo podemos reconocer si una propiedad es resistente a un sismo?

¿Cómo podemos reconocer si una propiedad es resistente a un sismo?

En México, dado que se encuentra en una zona sísmica, es crucial evaluar la resistencia sísmica de una propiedad al considerar comprar o construir una vivienda. Aquí hay algunas maneras de reconocer si una propiedad es resistente a un sismo:

  1. Normatividad y regulaciones: Verifica si la propiedad cumple con las normas y regulaciones sísmicas establecidas por el gobierno. En México, el Reglamento de Construcciones del Distrito Federal (RCDF) establece normativas sísmicas para la construcción.
  2. Antigüedad y certificaciones: Si la propiedad es más antigua, es importante investigar si ha sido actualizada para cumplir con las normativas de seguridad sísmica actuales. Las propiedades nuevas pueden obtener certificaciones o sellos que avalen su resistencia sísmica.
  3. Diseño y estructura: Evalúa el diseño y la estructura de la propiedad. Busca características como muros de carga, refuerzos estructurales, conexiones entre los elementos estructurales y la calidad de los materiales de construcción.
  4. Historial sísmico: Investiga el historial sísmico de la zona donde se encuentra la propiedad. Las áreas con antecedentes de actividad sísmica pueden tener estándares de construcción más estrictos y propiedades diseñadas para resistir sismos.
  5. Asesoramiento profesional: Consulta con ingenieros estructurales o arquitectos especializados en construcción sísmica para realizar una evaluación detallada de la propiedad. Pueden identificar posibles debilidades estructurales y ofrecer recomendaciones para mejorar la resistencia sísmica.
  6. Materiales de construcción: Los materiales utilizados en la construcción, como concreto reforzado, acero estructural y refuerzos sísmicos, son clave para la resistencia sísmica. Busca propiedades que utilicen materiales y técnicas adecuadas para resistir fuerzas sísmicas.

Identificar los daños en una vivienda después de un movimiento telúrico:

Después de un movimiento telúrico, es importante inspeccionar cuidadosamente una vivienda en busca de posibles daños. Aquí hay algunos puntos clave para revisar:

  1. Estructura: Verifica grietas, fisuras o desplazamientos en las paredes, techos y cimientos. Las grietas anchas, inclinaciones inusuales o separaciones significativas podrían indicar daños estructurales.
  2. Instalaciones eléctricas y tuberías: Revisa las conexiones eléctricas en busca de daños visibles o cables sueltos. Además, inspecciona las tuberías de agua y gas en busca de fugas, grietas o conexiones sueltas.
  3. Techos: Examina el techo en busca de grietas, pérdidas de tejas o láminas, o signos de desplazamiento. Los daños en el techo podrían comprometer la protección contra filtraciones de agua.
  4. Ventanas y puertas: Observa si hay grietas alrededor de los marcos de las ventanas y puertas, o si tienen dificultad para abrirse o cerrarse. Estos pueden ser signos de movimientos estructurales.
  5. Muros y superficies interiores: Revisa si hay grietas nuevas o ampliadas en las paredes, especialmente cerca de las esquinas y en las juntas con techos y suelos.
  6. Chimeneas y conductos: Inspecciona las chimeneas y conductos para asegurarte de que no haya daños estructurales o desplazamientos.
  7. Daños estéticos y enseres personales: Observa si hay daños en muebles, adornos u otros objetos dentro de la vivienda que puedan haber sufrido debido al movimiento telúrico.

Si detectas daños significativos o tienes dudas sobre la seguridad de la estructura, es importante buscar la ayuda de profesionales, como ingenieros estructurales o inspectores certificados, para una evaluación más detallada. Además, sigue las indicaciones de las autoridades locales y toma medidas para tu seguridad, como apagar el suministro de gas si hay fugas detectadas y evacuar si es necesario.

Áreas seguras dentro de un inmueble en caso de un temblor:

Durante un temblor, es crucial buscar áreas seguras dentro de un inmueble para resguardarse y protegerse de posibles peligros. Algunas de las áreas más seguras suelen ser:

  1. Bajo estructuras fuertes: Colócate bajo una mesa resistente, escritorio sólido o encamínate hacia un marco de puerta, ya que estos elementos pueden proporcionar cierta protección contra el colapso de techos o estructuras.
  2. Junto a paredes estructuralmente sólidas: Si no hay mesas o escritorios cercanos, colócate junto a paredes interiores sólidas, alejado de ventanas, espejos o elementos que puedan romperse y caer.
  3. Áreas libres de muebles y objetos pesados: Evita estar cerca de muebles, estantes altos o cualquier objeto que pueda caer sobre ti durante el temblor.
  4. Esquinas de habitaciones: Las esquinas de habitaciones suelen ser más resistentes en comparación con otras áreas y podrían brindar cierta protección, especialmente si hay refuerzos estructurales en esas áreas.
  5. Áreas abiertas: Si estás al aire libre, aléjate de edificios, árboles, postes de luz y cualquier objeto que pueda caer.

Siempre es importante seguir las prácticas de seguridad recomendadas, como cubrirte la cabeza y el cuello con los brazos, mantener la calma y esperar a que pase el temblor antes de moverte. Además, es fundamental estar familiarizado con el plan de evacuación y los puntos de encuentro seguros en caso de que se necesite salir del edificio después de un temblor.

Así puedes reportar los daños en tu vivienda tras un sismo en CDMX:

En el caso de descubrir la presencia de alguna grieta o algo anormal, el Gobierno de la Ciudad de México ha manifestado que se puede solicitar una revisión por autoridades locales, para lo cual se deben comunicar a la línea Locatel al 55 5658 1111, donde la persona encargada atenderá la petición y realizará una serie de preguntas, como cuáles son las afectaciones detectadas, ya sean grietas o hundimientos.

author avatar
Anunciando Inmuebles
Facebook
Twitter
WhatsApp